Feb 07

portafolioPuede que cuelgues tu portafolios y decidas mostrar trabajos para que otros compañeros del sector te critiquen (de forma constructiva o no) pero si además quieres conseguir clientes, hay algunos puntos importantes que deberías tratar.

.

1. Datos y fechas

Alguien que te quiera contratar necesita datos:
¿Cuántos trabajos has finalizado durante tu trayectoria profesional?
¿Desde cuando llevas ejerciendo como profesional?
¿Cuándo publicaste el último trabajo?

La importancia de este punto radica en que el cliente quiere ver que tienes experiencia, que no dejas de trabajar (con lo que das a entender que estás al día en técnicas y tendencias) y que trata con una persona seria y responsable.

Todos estos puntos puedes detallarlos en una sección de: experiencias, clientes, CV o un historial de noticias.

2. Experiencia Real y trabajos publicados.

No hay mejor manera de demostrar a un cliente tu trabajo que enlazándolo con el proyecto on-line real. Si tu trabajo está on-line, está en uso, significa que uno de tus clientes quedó satisfecho con el trabajo, sigue usándolo y le va bien con él.

En caso de que no esté on-line o publicado, es muy importante enlazarlo a una pantalla que dé sensación de terminada y con calidad final. El trabajo es tu escaparate así que no dudes en mostrarlo a la máxima calidad y resolución posible. En caso de que sea código es importante que ofrezcas a tus visitantes la opción de probarlos in-situ mediante demos funcionales.

3. Herramientas

En la actualidad los clientes potenciales vienen con la lección aprendida y saben que quieren y cómo lo quieren. Es por eso que nunca está demás acompañar tus trabajos con una breve leyenda de qué herramientas has utilizado para su desarrollo; ¿Photoshop? ¿Illustrator? ¿After Effects? ¿Jquery?

En caso contrario puede que el visitante haga esto por ti. Imagina que has hecho un logo genial, no has puesto que está realizado con Illustrator, quizás venga un posible cliente, vea el trabajo y crea que un logo tan bien hecho no podría ser vectorial ¡Y el necesita un logo vectorial! Cliente perdido por no haber reunido los suficientes datos de tu trabajo.

¿Y si es un vídeo profesional? quizás si lo acompañas con una leyenda donde explique los instrumentos y programas usados para desarrollarlo, el cliente no piense que es un vídeo template.

4. Marcando estilo, arma de doble filo.

Esta decisión debes tomarla tú, pero sería mejor que supieras cuales son las consecuencias.

Si todos tus trabajos mantienen el mismo estilo tus clientes te llamarán para que le hagas trabajos de ese estilo. Esto implica que te resultará más fácil el trabajo, podrás invertir menos tiempo para acabarlo y ganarás, posiblemente, más dinero. El problema de esto es que puedes acabar cansado de lo mismo o pasado de moda.

Si todos tus trabajos son diferentes el nicho de mercado se abre, tus clientes pueden pedir cualquier cosa. Esto implica que te resultará mucho más complicado encontrar lo que quieren, porque en muchas ocasiones serán cosas que ni si quiera has hecho antes. Es una opción, en estos casos, tener un precio mayor. La ventaja es que cada proyecto puede suponer un reto, ser más entretenido.

Tú elijes el camino.

5. La especialidad de la casa

No tengas miedo en decir cuál es tu especialidad. Nadie puede controlarlo todo a la vez así que mejor ser francos y ofrecer a nuestros clientes una lista de trabajos favoritos. Con esto cerrarás un poco la audiencia que llegue a tus manos pero te aseguras de que entran dentro de lo que dominas.

Para fomentar este punto puedes acompañar tus trabajos de:

· De qué manera has usado tus habilidades para acelerar el trabajo. ¿Eres más rápido que la competencia terminando un proyecto? Explica como lo haces.

· De qué manera tus habilidades están por encima de la competencia. ¿Usas programas o scripts al día?¿Las últimas versiones?¿Cómo ayudan al cliente?

6. El contexto

Exponer un trabajo no sólo es poner un par de pantallas, es sumamente importante sumergirlo todo en un contexto real. Cada cliente tiene unos gustos muy diferentes y es por eso que debes asegurarte que cuando vea uno de tus trabajos sepa por qué tiene ese aspecto.

Imaginemos que colgamos una Web muy sencilla, limpia, con pocos elementos, donde predomina el blanco, la ausencia de colores y grandes espacios con fotografías enormes. Puede que un cliente esté buscando un diseño diametralmente opuesto, pero quizás cuando vea que ese trabajo era para un fotógrafo que quería dar protagonismo a sus obras y dejar espacio y colores que no mataran sus fotografías, entienda que eres un profesional que se adapta a cualquier necesidad, un desarrollador eficaz, eficiente. Lo que antes era un trabajo que no le gustaba, ahora, le parece una buena idea.

Para solventar este punto puedes acompañar tus trabajos con la siguiente información:

· ¿Cuál era la meta a conseguir del cliente con el proyecto?

· ¿Hay alguna tecnología especial, rara, que solucionara el problema del cliente, que merezca la pena reseñar y que otras empresas raramente dominen?

· ¿Quienes son o a qué se dedican las personas a las que iba destinado el trabajo? ¿Un fotógrafo? ¿Un escritor? ¿Un Deejeey?

· Reacciones y respuesta del cliente ¡Si tienes el privilegio de contar con buenos testimonios no dudes en usarlos!

7. Tu imagen es lo más importante

Ni que decir tiene que tendrás que volcar especial interés en el diseño de tu portafolios. Mi consejo personal es que no te embarques en cosas que no sepas hacer, no arriesgues más de lo necesario. Si, por ejemplo, eres fotógrafo o programador y no tienes ni idea de diseño web, no te compliques, haz algo sencillo pero efectivo. En muchas ocasiones por meternos en tecnologías demasiado nuevas o cosas que nunca habíamos hecho antes sólo nos queda un trabajo que podría echar por tierra nuestro portafolios.

Tu portafolios es tu mejor trabajo, o debería serlo, cuida tu imagen.

8. Un caso real

Si bien no puedes desarrollar un caso real cada vez que terminas un proyecto, es buena idea coger ese trabajo que te gustó, que el cliente terminó encantado, que es especial por algún motivo o funcionó a las mil maravillas y desguazarlo de pies a cabeza. Mostrar el proceso creativo, progreso del trabajo mediante pantallazos, opinión del cliente en cada uno de ellos…

Es fundamental que el cliente vea como has solventado con éxito otros casos donde había feedback del cliente, rectificaciones, es decir, que había una relación humana. Ya sabéis que nuestro trabajo está expuesto a las distancias y esto dará confianza al cliente.

1 Comentario en “¿Qué cosas mirará un cliente en tu portafolios?”

  1. Hosting dice:

    El estilo marcado es un arma de doble, filo porque aunque un diseñador siempre conserva un estilo propio al momento de diseñar propiamente, este tienen que explayarse al gusto del cliente, el fin del producto a trabajar.

Comentar